Atención al Cliente 900 649 028
precio de la luz

Comparativa precios de la luz según tarifa

Si alguna vez has cambiado o querido cambiar de compañía, o si alguna vez has pensado en cambiar de tarifa eléctrica pero no acabas de entender cuál es la que te sale más a cuenta, te lo explicamos.

10/10/2016 |

Por motivos como una factura de la luz inesperadamente elevada, puedes plantearte si es que estás pagando en exceso. A veces, no se trata de si consumes mucho o de si tu tarifa contratada es cara, sino de que no tienes la tarifa adecuada.

Igual que pasa al elegir qué potencia contratar, que puede hacerte variar notablemente el importe de tu factura si la escoges bien, la tarifa eléctrica será también responsable de tu montante final. ¿Y por qué? Vamos a ver:

¿Qué tarifa eléctrica elegir?

La tarifa eléctrica que elijas deberá depender, sobre todo, de tus hábitos.

Poniendo como ejemplo los precios de Factorenergia, pongamos que llegas a nuestras tarifas y ves lo siguiente:

precio de la luz

A simple vista, parece que la tarifa fija es mejor. Tiene un descuento mayor y un precio de potencia inferior, de modo que aparentemente es la opción más económica, ¿no? Pues depende. Para ver si es la opción más económica para ti, o si, por lo contrario, es la variable, habrá que fijarse en qué ofrece cada tarifa y en si nos interesa con o sin discriminación horaria, que explicamos en el artículo enlazado.

Pero antes de avanzar, será mejor dejar claros un par de  conceptos:

Factura de la luz para principiantes. Nociones previas

Hay que tener en cuenta que, a grandes rasgos, una factura de la luz se compone por dos conceptos: el término potencia y el término energía.

El término potencia es un coste fijo que se paga en concepto de tener la potencia que tengas contratada disponible en todo momento. Se trata de un importe que resulta de multiplicar la potencia contratada, que podrá ser de 3’45kW, de 4’6kW, de 6’9kW… según tus necesidades, por los días que dure el periodo de facturación y por el término de potencia. La cuantía resultante de esta multiplicación es lo que pagarás sí o sí mientras tengas contratado el suministro eléctrico; aunque tengas un consumo 0.

El término energía, en cambio, sí depende de nuestro consumo, cosa que lo convierte en un coste variable. El importe resulta de multiplicar la energía que consumas en periodo de facturación y por el precio del término energía, que dependerá de la tarifa o producto contratados.

Y ahora sí, hablemos de nuestras tarifas eléctricas:

Tarifa fija

La tarifa fija te ofrece un precio estable todo el año. Pero eso no quiere decir que cada mes pagarás el mismo importe, sino que siempre pagarás tu consumo al mismo precio.

Pensemos que hablamos de caramelos: no es que la bolsa de caramelos cueste (por ejemplo) 30 euros, es que en la tienda “Tarifa Fija” todos los caramelos cuestan siempre 1 euro. Si en la bolsa hay 10 caramelos, serán 10 euros, y si hay 50, serán 50 euros.

Esta tarifa está pensada para aquellas personas que no quieren o no pueden estar pendientes de una tarifa variable, que ahora veremos. De esta manera, se aseguran poder consumir pagando siempre el mismo precio por kilovatio.

Tarifa fija con discriminación horaria (DH)

Otra opción es la tarifa fija con discriminación horaria, con la que los caramelos tienen un precio –valle- de 22h a 12h (o de 23h a 13h en verano) y otro –pico- de 12h a 22h (o de 13h a 23h en verano).

En esta tienda, todos los caramelos que compres durante la franja “valle” te costarán X, y los que compres durante la franja “pico” te costarán Y. De este modo, lo único que tienes que controlar es cuántos caramelos comprarás en cada franja horaria.

Esta tarifa está pensada para que controles tu consumo llevándolo al máximo a la franja horaria más barata; a partir de un 31% de tu consumo total, ya se amortiza esta tarifa.

Tarifa variable

La tarifa variable, en cambio, te cobrará cada kilovatio a un precio distinto en cada hora del día. Eso es porque, cada día, se celebra lo que podríamos llamar una subasta en el mercado eléctrico o pool en el que se decide el precio del kilovatio para cada hora de mañana; es decir, cada día se establecen 24 precios para el día siguiente.

Volviendo al ejemplo de los caramelos: en la tienda “tarifa variable”, puede que el mismo caramelo te cueste 1 euro a las 9:00h, o 0,60 céntimos a las 10:00h, etcétera. Difícilmente los caramelos tendrán siempre el mismo precio y, siendo así, puede que la bolsa de caramelos de este mes, y aunque siempre compres 30 caramelos, te cueste más cara o más barata que el anterior o que el mes siguiente.

En esta tarifa dependes del precio de mercado de la electricidad; y si bien es cierto que no puedes controlarlo, a largo plazo teóricamente es más económico, además que te permite gestionar en qué momento consumes según el precio del mercado y, por tanto, ahorrar en tu factura; es una tarifa más transparente que refleja exactamente el coste de la electricidad.

Tarifa variable con discriminación horaria (DH)

El concepto es el mismo. El precio de la energía sigue siendo el “subastado” en el mercado eléctrico, de modo que costará lo mismo tanto si tu tarifa variable es CON o SIN discriminación horaria. Añadiendo la discriminación horaria, lo que en realidad varía de precio son otros valores que se engloban dentro del término energía y que también vienen estipulados en el BOE. Es decir, el BOE dictamina el precio de la mayoría de los precios que desglosan el término energía, pero son unos para una tarifa normal y otros para una DH; de esta manera, la suma es algo mayor para las horas punta, y menor para las horas valle.

Hay que tener en cuenta que este tipo de tarifa sale especialmente rentable simplemente si contamos con aquellos electrodomésticos que están siempre encendidos, los que efectúan el denominado consumo fantasma, como la nevera.

Y ahora mismo puede que te preguntes que, si los precios son los que salen del pool y los demás están escritos en el BOE, ¿por qué hay diferencias económicas entre las comercializadoras?

El papel de las comercializadoras

Es verdad que la mayoría de los precios no los elegimos nosotros. El precio diario de la electricidad se determina en el pool, y la legislación establece una parte importante de los demás. La diferencia entre una comercializadora y otra radica en el margen de comercialización (beneficio), en el servicio ofrecido y en la transparencia de gestión.

 

Si quieres llevar un control al detalle de tu consumo, te recomendamos FactorSmarthome, una aplicación con la que no solo podrás calcular y revisar tu gasto al detalle, sino que te permite también ver los precios del día siguiente con suficiente antelación como para planificar, por ejemplo, la mejor hora para poner una lavadora.

Y ahora, si te has decidido a cambiar de tarifa o a contratar Factorenergia, puedes darte de alta online en solo 5 minutos. Y si hay algo que no te ha quedado claro o prefieres contratar por teléfono, llámanos al 900 850 000, responderá nuestro servicio de Atención al Cliente propio.

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica