Atención al Cliente 900 649 028
energía renovable

Aire líquido. La esperanza del almacenaje energético

Llevar el aire al estado líquido puede ser una solución al problema de almacenar energía. En este caso, además, de energía renovable.

28/04/2017 |

Llevar el aire del estado gaseoso al líquido puede ser una solución viable ante uno de los mayores problemas de la ingeniería: el almacenamiento de energía. En este caso, además, de energía renovable.

La esperanza líquida

El aire líquido podría competir con las baterías para almacenar el exceso de energía producida de noche por las fuentes de energía renovable o verde. La electricidad generada por las granjas eólicas por la noche puede ser almacenada en estado líquido para usarla cuando realmente se necesite además de transportada en un estado criogénico; de forma que eliminaríamos barreras geográficas.

Cuando la demanda subiese, el aire líquido sería calentado para activar una turbina; se trata de un tema de eficiencia, dicen los ingenieros del Institution of Mechanical Engineers (IMechE), que ya dan charlas sobre cómo la “crio-energía” (de criogénica) puede resultar un beneficio y una alternativa al carbón, que alcance hasta un 70% de eficiencia.

Si bien el inconveniente de la energías renovable es su, en algunos casos, funcionamiento intermitente, esta parece una solución real al almacenaje de energía cuando más producen y menos se consume: de noche.

¿Cómo lo hacen?

El proceso no es especialmente complicado, lo que lo hace más esperanzador:

Primero se recoge el aire y se elimina el CO2 y el vapor de agua porque, de lo contrario, se convertiría al estado sólido. Luego, el aire restante que es básicamente nitrógeno, se lleva a temperaturas de -190ºC y se convierte en líquido, lo que lo convierte en un producto compacto almacenable y fácilmente transformable en energía con el calor ambiental. Tercer paso, aspirar el aire líquido con una especie de aspiradora hasta que se necesite. Y, finalmente, cuando incrementa la demanda energética, se calienta el líquido, y el gas que expulsa al vaporizarse mueve una turbina para producir energía; sin ningún tipo de combustión.

Ventajas del aire líquido como energía renovable

El aire líquido puede ser el empujón que necesitan las renovables, ya que se aprovecha toda la energía, incluso la que en otros procesos se pierde. Además:

  • Elimina fronteras geográficas porque puede localizarse donde sea almacenada y luego transportada.

  • Hablaríamos de precios muy competitivos. Renovable y sin pérdidas.

  • Es duradero. El aire almacenado puede durar hasta 30 años desde su extracción hasta su uso.

  • Es una energía compacta, limpia y eficiente, además de tener una estructura de producción totalmente modular y, por lo tanto, flexible.

 

Nuestro planeta necesita avanzar más en cuanto a la energía renovable y, poco a poco, la ciencia y la tecnología mejora para que, algún día esperemos que no muy lejano, nos abastezcamos únicamente con energía verde. Mientras tanto, en Factor Energía te ofrecemos un suministro 100% a través de energía renovable; si quieres contribuir a limpiar el planeta, contrata la luz online y pide energía verde o llámanos gratis al 900 850 000. Te esperamos :)

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica