Atención al Cliente 900 649 028
factura de la luz cara

La factura de la luz y el aire acondicionado no son incompatibles

Que el aire acondicionado no te corte el rollo. Consigue ahorrar en tu factura de la luz o no gastar de más usando el aire acondicionado de forma eficiente.

04/07/2017 |

El aire acondicionado afecta a tu factura eléctrica directamente, igual que la calefacción en verano. Según la zona geográfica en la que residas, las olas de calor, la situación de tu casa, las horas de sol que impacten en tu comedor y un largo etcétera de casuísticas, te verás más o menos afectado por el incremento que este electrodoméstico supone en la factura de la luz.

Es cierto que nunca vamos a tener el aire acondicionado 24 horas encendido, ni lo vamos a tener siempre a 16 grados, pero sí es cierto que el aire acondicionado puede no dejarte ahorrar en la factura de la luz, así que como más vale prevenir que curar, vamos a ver cómo suavizar la situación para que tu próxima factura de la luz no venga muy cargada por culpa del aire acondicionado:

Hazte fan del inverter

Hoy día la mayoría de aparatos nuevos ya incorporan el sistema inverter. Este sistema puede ahorrar el doble que cualquier otro: gradúa el frío calculando el tiempo óptimo para alcanzar la temperatura deseada y deteniéndose antes de alcanzarla, aprovechando así la inercia térmica y reactivando su potencia cuando prevé alcanzar de nuevo el umbral de calor exterior; produciendo máximo ahorro de luz, evitando que el aparato tenga picos de rendimiento.

Si tienes un aire acondicionado antiguo, plantéate un cambio hacia el sistema inverter.

Dimensiona tu equipo adecuadamente

Existen tablas que indican la relación adecuada entre la superficie de nuestra casa y la potencia térmica que debe tener el aire acondicionado. Tiene sentido pensar que no es necesario según qué aparato si la superficie a enfriar no es muy grande, ¿no? Si dimensionas bien tu instalación no solo puede que ahorres dinero en la compra del aparato, sino que el tiempo que tardará en enfriar la estancia será proporcionado y no necesitará mucha fuerza para alcanzar la temperatura deseada, suponiendo un ahorro en tu factura de la luz.

El técnico o vendedor del producto puede asesorarte fácilmente sobre este tema.

Recuerda que tienes cortinas

Si ponemos el aire acondicionado pero no corremos las cortinas o bajamos las persianas, nos entrará el sol directamente y esa luz calentará la casa. Si creas esta suerte de efecto invernadero estarás obligando a tu aire acondicionado a trabajar el doble para enfriar más. Acuérdate de las cortinas y persianas y evita que entre luz cuando pongas el aire acondicionado.

Y puertas y ventanas

Parece mentira el esfuerzo de más que necesita el aire acondicionado para enfriar una casa si te dejas alguna puerta o ventana abierta. Lo típico que te has olvidado algo en la cocina o que vas al baño un segundo y luego olvidas cerrar la puerta. Error. Procura que tu casa no pierda frigorías y estarás ahorrando en tu factura eléctrica.

No eres un pingüino

Parece que nos gusta pasar calor en invierno y frío en verano, y sin saber muy bien por qué, tendemos a poner el aire acondicionado a 21 grados en verano.

A partir de ahora, si quieres ahorrar en tu factura de la luz deberás actuar acorde a la estación del año: la temperatura recomendada se encuentra entre los 24 y los 26 grados, de modo que se acabó el dormir tapado hasta las cejas y pasearte por casa con jersey de lana en agosto. Poniendo la temperatura entre los 24 y los 26 grados evitaremos dolores de cabeza y contracturas musculares derivadas del aire acondicionado así como sequedad de garganta, y además nos permitirá ahorrar en la factura de la luz.

Apágalo para dormir

Hace mucho calor, sí. Pero seguramente no es la primera vez que lees que no se recomienda dormir con el aire acondicionado puesto, y esto es porque reseca el ambiente, y por lo tanto tu garganta, y entumece el cuerpo provocando contracturas y dolor muscular.

Nota: cuando duermes, tu metabolismo se adapta mejor a temperaturas de 26 grados o más, con lo que no es necesario poner el aire acondicionado durante toda la noche. Lo más recomendable es refrescar la habitación un par de horas antes o programar el aparato para que se apague en un par de horas, una vez ya estés en brazos de Morfeo.

Redescubre a tu amigo el ventilador

El ventilador no sirve solamente para remover el aire caliente, sino que puede ser tu gran aliado a la hora de repartir mejor el aire frío de tu aire acondicionado, ahorrando energía al no tener que bajar más la temperatura.

 

En Factor Energía queremos ayudarte a optimizar tus recursos energéticos, para que ahorres en tu factura de la luz y hagas un consumo más eficiente de la energía. Por ello, queremos ofrecerte nuestras tarifas eléctricas, a las que podrás sumar energía verde y que podrás contratar online o llamando gratis al 900 850 000. Y si quieres más ahorro, pídenos factura electrónica para ahorrar papel.

 

Artículo relacionado:

Ahorrar luz con el aire acondicionado

Certificaciones comercialización energía eléctrica