Atención al Cliente 900 649 028

El cambio climático dispara el precio de la luz

¿Sabías que el cambio climático dispara el precio de la luz? Uno de los motivos es que la generación de energía alternativa depende de los recursos naturales del territorio, y éstos no están siempre del todo disponibles. En este post te explicamos cómo afecta el clima al precio de la luz.

01/06/2018 |

¿Habías pensado alguna vez cómo afecta el cambio climático al precio de la luz y a tu factura eléctrica?

 

Factores del cambio climático y el precio de la luz

El cambio climático es uno de los causantes de que haga más calor durante un período más prolongado del año, y en consecuencia si hace más calor se gasta más electricidad por el uso del aire acondicionado, ventiladores, frigoríficos, etc….

También, el cambio climático conlleva a tener un aire más denso, ausencia de viento, un descenso de lluvias y menor cantidad de agua en los embalses que en conjunto, da como resultado una producción eólica e hidráulica mucho menor.

Por este motivo, la producción de energía por parte de las centrales hidroeléctricas y las eólicas que dependen totalmente de los recursos naturales irá a menos progresivamente a causa del cambio climático; mientras que las centrales nucleares y térmicas que no dependen del clima nos pueden garantizar el suministro de energía de una forma más equilibrada.

 

El precio de la luz varía por factores ambientales

La sequía y la ausencia de viento: suben el precio de la luz

Pero ¿de verdad puede afectar tanto la sequía y la ausencia de viento al precio de la luz? Sí y mucho, por ejemplo el descenso de los embalses tiene un efecto directo sobre la producción hidroeléctrica, y la escasez de viento complica la generación barata de electricidad que nos obliga a un consumo eléctrico menos sostenible y más agresivo con el medio ambiente.

Hoy en día, las energías alternativas son muy utilizadas para cubrir la demanda del consumo de electricidad, pero tienen una limitación importante: el agua, el viento y el sol, que no están siempre disponibles. Para cubrir esos vacíos, recurrimos a otras tecnologías menos sostenibles y mucho más caras pero totalmente necesarias como son las energías convencionales.

Pero la situación actual es totalmente diferente, a causa de las abundantes lluvias de los últimos dos meses, éstas han ayudado y mucho a reducir los efectos de la sequía que arrastraba España. Por este motivo, el nivel de agua en los embalses está en el 65,3%, y ya supera al del año pasado en estas fechas, después de haber crecido 23,3 puntos desde mediados de febrero.

Según los últimos boletines hidrológicos del Ministerio de Medio Ambiente, los embalses de la Península contienen 36.618 hectómetros cúbicos, un 50% más que hace tan solo dos meses. El año pasado, en el mes de abril, las reservas eran inferiores a las actuales en 33.313 hectómetros cúbicos.

De momento este año, estamos viviendo una situación excepcional debido a las continuas lluvias pero no es lo habitual en España, que hace dos años sufrió una gran sequía. Hay que aprovecharlo al máximo.

 

Los gases de efecto invernadero

Como ya sabes, el despilfarro energético provoca la creación de gases de efecto invernadero, especialmente de CO2; que al mismo tiempo, provoca el aumento de la temperatura del planeta, el derretimiento de los polos y el aumento del nivel de los océanos. Además, de ser uno de los causantes del aumento de la temperatura en verano o producir situaciones extremas de frío en invierno.

Ante esta situación, la mayoría de la población piensa que la tendencia es disminuir la producción de CO2 y que hay más energías renovables que antes, pero hay que tener en cuenta que la población mundial se va multiplicando y que nuestros recursos naturales son limitados. Por tanto, no solo es necesario que las energías alternativas se multipliquen exponencialmente en todos los países, sino que tenemos que idear y crear sistemas de eficiencia energética que garantizen su continuidad.

 

Objetivo: la eficiencia energética

Mientras tanto, tenemos que contribuir evitando la ineficiencia energética. No solo con apagar la luz al salir de la habitación o no poner la calefacción en casa; sino que hay que usar los sistemas más adecuados para reducir la necesidad de consumo eléctrico al máximo.

Por eso, ya no vale pasar frío por no poner la calefacción, sino que debemos aislar adecuadamente la vivienda, por ejemplo. Tampoco se trata de no correr con el coche para consumir menos gasolina, sino hay que comprar un coche híbrido o eléctrico que no consuma gasolina; o no encender la luz sino usar bombillas led o poner poco la lavadora, sino comprar una lavadora eficiente que ahorre agua y energía.

En general, la eficiencia energética está asociada al ahorro energético; y es un ahorro a medio o largo plazo que tanto planeta como nuestros hijos nos lo agradecerán.

En Factorenergia nos preocupa el medio ambiente, y por ello te ofrecemos energía 100% verde y certificada para que elijas hacer un consumo responsable con el planeta consiguiendo un suministro totalmente generado a partir de fuentes de energía renovables. No podemos deshacer el daño, pero sí podemos contribuir a detenerlo; si quieres formar parte del cambio convirtiéndote en un hogar iluminado a partir de energías limpias, contrata la luz online con Factorenergia y elige energía verde. En solo 2 minutos y sin necesidad de tener una factura a mano, estarás aportando tu grano de arena y, además, ahorrando en tu factura de la luz.

Certificaciones comercialización energía eléctrica