Atención al Cliente 900 649 028
coche eléctrico

Londres instala puntos de recarga para coche eléctrico en sus farolas

El auge de popularidad de los vehículos eléctricos ha llevado a que la ciudad empiece a utilizar sus farolas para instalar puntos de recarga; una medida que podría popularizarse por toda Europa.

22/11/2017 |

El coche eléctrico ha llegado para quedarse, pero en ciudades como Londres van más allá, pues el auge de popularidad de los vehículos eléctricos ha llevado a que la ciudad empiece a utilizar sus farolas para instalar puntos de recarga; una medida que podría popularizarse por toda Europa.

Que el futuro de la movilidad es el coche eléctrico es una afirmación tan evidente como que necesita un largo, y probablemente complicado, periodo de adaptación, tanto a nivel de mentalidad como de infraestructuras. El usuario (o potencial usuario) todavía tiene muchas dudas en cuanto al coche eléctrico, ya sea por su autonomía, por el tiempo de carga o la simple localización del punto de recarga. Es por eso que en Londres han tomado la iniciativa, y han decidido que la vía pública sea el principal espacio para cargar el coche eléctrico.

Puntos de recarga en las calles de Londres

Las empresas OVO energy y Ubitricity están aprovechando los postes de alumbrado público para ofrecer puntos de recarga a los usuarios de coches eléctricos. Es una realidad, las compañías responsables han decidido aprovechar las infraestructuras ya existentes  para contribuir a la implementación del vehículo eléctrico, una apuesta que ha recibido buena acogida por parte de la administración inglesa y de los barrios que ya implementan estos servicios.

Por qué en Londres

Cabe destacar que Londres es una de las ciudades europeas con mayor nivel de contaminación, por lo que se ha apostado con firmeza por las alternativas renovables. Es por ello que grandes compañías como IKEA han empezado a distribuir techos solares  al alcance de todo el mundo en la ciudad; medidas energéticamente limpias que no dejan de incrementar, así como su demanda. En cuanto al coche eléctrico, son muchos los residentes que no cuentan con parking privado, de modo que la implementación de puntos de recarga en las farolas públicas facilita la recarga cerca de casa a todo aquél que contribuya a disminuir la contaminación en Londres.

Ciudades como Londres, con tan altos niveles de contaminación, necesitan apoyo por parte de todos los organismos posibles para incentivar el transporte público, el uso de vehículos híbridos o eléctricos y toda medida que ayude a reducir las emisiones de CO2.

Proyecto e inversión

Las empresas responsables estiman incrementar el proyecto en la misma medida que aumente el uso de coches eléctricos. Según informaciones  de las mismas, se estipula una suscripción mensual de unos 8,90 euros para el acceso a la recarga pública, a los que habría que sumar un suplemento de unos 0,17 céntimos por cada kW que se utilice durante la recarga. Además, habría que adquirir un cable de carga propio, con lo que se estima un coste inicial de unos 220 euros por la compra del mismo. Por otro lado, también está la opción de no abonar la suscripción mensual y pagar el kW a 0,21 céntimos.

 

Se espera mejorar la cobertura de este servicio durante los próximos años. Aunque a priori se trata de un proyecto que es aún un tanto caro, con el aumento de coches eléctricos en las calles todo parece indicar que se estabilizarán los precios. De lo que no nos cabe duda es que este es un muy buen comienzo para la integración de la movilidad limpia.

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica