Atención al Cliente 900 649 028
espinacas solar

Espinacas: comida y energía verde

Lo decía Popeye y también tu madre: las espinacas son buenas. Ahora que también lo dicen los científicos y el medio ambiente, igual te las empiezas a mirar de otra forma.

19/10/2016 |

Usando la membrana de una simple hoja de espinaca, los investigadores del Instituto tecnológico Technion de Israel han desarrollado una célula capaz de producir electricidad e hidrógeno a partir de agua. El descubrimiento fue publicado el 23 de agosto en la revista Nature Communications.

La fotosíntesis eléctrica

La combinación de la célula artificial BFEQ – bio-foto-eléctrico-química (BPEC, en inglés) – y las membranas de la planta de las espinacas, que absorben la luz solar y la convierten en un flujo de electrones, aplana el camino hacia el desarrollo de nuevas tecnologías que creen combustibles limpios a partir de fuentes renovables como el agua y la luz solar.

La célula BPEC desarrollada por los investigadores está basada en el proceso natural de la fotosíntesis de las plantas, en el que la luz conduce electrones que producen moléculas energéticas químicas almacenables, que son combustibles de todas las células del mundo animal y de las plantas.

Energía verde con extra de hierro

Para producir corrientes eléctricas, los investigadores añadieron a este proceso de “fotosíntesis” un componente con base férrea a la solución. Este componente convierte la membrana de las hojas en un circuito eléctrico, permitiendo la creación de corriente eléctrica en la célula.

Esta corriente eléctrica también puede ser utilizada para formar hidrógeno añadiendo una pequeña célula fotovoltaica que absorba el exceso de luz. Esto hace posible la conversión de energía solar a energía química que se almacena dentro de la célula artificial BPEC y, a la vez, esta energía puede convertirse en calor y electricidad cuando sea necesario quemando el hidrógeno, igual que con los combustibles ordinarios, con la diferencia de que en este caso no se emiten gases sino agua; energía verde.

Se trata de un ciclo cerrado que empieza en agua y acaba en agua, permitiendo la conversión y el almacenaje de energía solar en gas, que puede convertirse en un sustituto limpio y sostenible del combustible fósil.

Certificaciones comercialización energía eléctrica