Atención al Cliente 900 649 028
gas butano y gas natural ventajas e inconvenientes

Ventajas y perjuicios del gas butano frente al gas natural

Hubo un tiempo en el que la mayoría de hogares se abastecía con gas butano. Te contamos cuáles son las ventajas y los inconvenientes del gas butano frente a alternativas como el gas natural o la electricidad.

|
Emili Rousaud Socio fundador de Factor Energia https://www.factorenergia.com/wp-content/uploads/2016/06/emiliresp.jpg

Las bombonas de butano son la forma de calentar las casas más populares del siglo XX. Todavía hoy en día son muchos los hogares que siguen utilizando bombonas de butano como fuente de calor y energía. Fundamentalmente se trata de viviendas de vieja construcción debido a que, en las nuevas, el gas natural ha ganado la partida y se ha impuesto en los últimos años. Sin embargo, queremos hablarte de las ventajas y desventajas del gas butano.

Bombonas de butano: beneficios

Es innegable que las bombonas de butano han dado una magnífica solución para miles de hogares desde su aparición. En efecto, suponen una forma muy accesible de energía que ha hecho de ella la reina indiscutible desde los últimos años a esta parte. Algunos de sus beneficios son:

1.- Tiene un buen precio

Si bien el precio de las bombonas de butano fluctúa según diferentes circunstancias, hay que decir que este se mantiene más o menos estable aunque en continua alza. A pesar de ello sigue siendo una alternativa muy rentable para muchos hogares debido a que una bombona puede almacenar bastante gas y éste cuenta con un alto poder energético. Eso hace que, por ejemplo, sea más económico para calentar agua que un sistema eléctrico, pero similar al gas natural, sobre todo si cuentas con una buena tarifa de gas. Su precio viene además dado por su alta disponibilidad. Es un gas que se obtiene al procesar el petróleo y es relativamente abundante. Por ello supone una fuente asequible.

2.- No requiere mucho coste de instalación

Otra de las innegables ventajas que tienen las bombonas de butano frente al gas natural es que resulta muy fácil de instalar. Prácticamente hace falta un conducto para el gas, una bombona y un calentador al que se añade fuego. Frente a formas de energía como el gas natural no requiere apenas obra y por lo tanto tampoco un desembolso económico fuerte para poder beneficiarse de él.

Ésto supone una ventaja para pequeñas instalaciones donde no llega el suministro de gas natural. Actualmente las viviendas de nueva construcción acostumbran a tener hecha la instalación completa para cocinar con gas natural, ya que la comodidad del suministro continuo es superior.

3.- Es una forma de energía portátil

Las bombonas de butano son portátiles y pueden llevarse a diferentes sitios para generar con ellas energía. Hasta el momento existen pocas fórmulas energéticas que puedan ofrecer esto y al mismo tiempo resulten rentables. Este aspecto del butano es muy útil para segundas residencias alejadas de la civilización y de núcleos urbanos, allí donde no llegan las infraestructuras de las compañías distribuidoras de gas podrá llegar tu bombona de gas butano. Si por el contrario, llega suministro de gas natural a tu segunda vivienda, una de las mejores opciones en cuanto a economía y practicidad es contratar la tarifa gas mini, en la que el término fijo es muy reducido.

4.- Tiene una gran infraestructura de abastecimiento

Para quienes tienen en su casa todavía gas butano, sabrán que es bastante fácil proveerse de esta forma de energía. Las compañías suministradoras de bombonas de butano cuentan con camiones que realizan repartos periódicamente. Es posible llamar a la propia compañía y solicitar bombonas de butano que nos llevarán a nuestra misma puerta. Si no, también cuentan con bombonas de butano en gasolineras para un momento de urgencia.

Por contra, si no eres previsor te puedes quedar sin suministro de gas en algún momento necesario y/o a horas en las que encontrar una bombona de butano es una tarea complicada.

 

Inconvenientes de las bombonas de butano

Sin embargo, a pesar de lo rentable que resultan y lo sencillo que es emplear bombonas de butano, hay que decir que también tienen sus perjuicios.

1.- Pueden ser peligrosas

Si la instalación de nuestro sistema de gas butano es deficiente y genera fugas o rotura en alguno de los componentes, el sistema puede ser muy peligroso. Se pueden producir explosiones de catastróficas consecuencias. Por ello es recomendable pasar revisión cada 4 ó 5 años (depende de la normativa de cada comunidad autónoma) para poder emplearlo con tranquilidad.

Por otro lado, el gas natural es mucho más seguro que el gas butano. Las compañías distribuidoras de gas natural  realizan inspecciones periódicas obligatorias cada cierto tiempo, muchas veces incluídas en el precio de la tarifa de gas.

2.- Su temperatura

El gas butano se congela a los 0ºC, lo que quiere decir que no está indicado para zonas de clima muy frío a no ser que se almacenen en un sitio adecuado. Aunque no hay indicada una temperatura máxima para su almacenaje, tampoco es recomendable tener las bombonas de butano expuestas al implacable sol del verano.

El gas natural no está almacenado en nuestra casa, tan sólo la cantidad que está en las cañerías. En este sentido, su almacenaje más seguro que el de las bombonas de butano. Igualmente, se recomienda que al dejar la casa vacía, se cierren las llaves de paso, para evitar posibles problemas si hubiera una fuga.

3.- Obliga a disponer de cascos

Los cascos o casquillos es el nombre que se da a las bombonas de butano normalmente cuando están vacías. Esta forma de energía nos obliga a guardar en nuestra propia vivienda dichos envases cuando están vacíos hasta la siguiente compra. Pueden ser engorrosos y suponer problemas de espacio en casas pequeñas. Por ello es muy reconocible una vivienda con gas butano: tendrá sus cascos en la terraza.

No pierdas ni un minuto y empieza a ahorrarte un 12,5% en tu factura de la luz

Certificaciones comercialización energía eléctrica