Atención al Cliente 900 649 028
Europa

Hoja de ruta europea hacia las energías renovables

La Unión Europea fijó una hoja de ruta para la descarbonización de su economía. El objetivo: transición energética y aumentar el uso de energías renovables.

02/05/2017 |

La Unión Europea fijó una hoja de ruta para la progresiva descarbonización de su economía con una serie de objetivos que mejoren la eficiencia de la comunidad reduciendo la dependencia a fuentes de energía contaminantes como la nuclear, el gas o el carbón, propiciando una transición energética. Ahora, lo de aumentar el uso de energías renovables no parece que la meta no es tan inalcanzable.

El objetivo de las energías renovables

Se espera que, de cara al año 2020, el 20% de la energía que consumamos sea renovable, el 40% en 2030 y el 60% en 2040 para, en 2050, haber reducido las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80%.

Progresivamente habrá que aumentar la producción y uso de energías renovables hasta depender de ellas, girando la tortilla actual en que las energías de origen fósil son las que predominan. El plan, que busca descontaminar y reducir el impacto medioambiental de energías no renovables y otras producciones, aspira a conseguir los objetivos que a día de hoy son tan necesarios ya que, recordemos, ha llevado a algunas ciudades europeas a cribar el acceso de coches antiguos o restringir la circulación por matrícula debido la contaminación que produce la quema de combustible.

Actualidad

La Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA) asegura que la proporción de energías renovables en el mix energético de la UE ha aumentado desde el 15% que veíamos hace 4 años en el 2013; un año después habría crecido en un 1% hasta el 16,7 del pasado 2015. No obstante, señalan, no hay coherencia entre los estados miembros ya que, en naciones como Finlandia, Letonia y Suecia las cuotas de energía verde son del 30%, mientras que en Luxemburgo o Malta, son del 5%. Hay desigualdad en este sentido y parece que cuesta que todos andemos a la vez en la misma dirección.

El informe que han publicado este 2017 recalca la necesidad de acelerar la desconexión a la dependencia que tenemos de los combustibles fósiles. Afirman también que, por ejemplo, en el año 2014, el 18% del total de energía consumida en Europa correspondía a energías renovables empleadas en calefacción y refrigeración, que es el sector predominante y que, ese mismo año, el 16% de toda la electricidad consumida correspondía a energías renovables.

Conseguirlo es posible

Aseguran en el mismo informe que, “a medida que la UE se esfuerza por convertirse en una economía sostenible de aquí al año 2050, es necesario desarrollar una ventaja competitiva para las energías renovables” señalando que, los Estados miembros de la UE tienen que superar una serie de obstáculos mentales y sociales para cumplir con unos objetivos que, aparentemente, son metas alcanzables, intensificando sus esfuerzos en materia de energía especialmente.

 

Con ayuda por parte de la administración de cada país y un poco de conciencia social, añadiendo cada uno nuestro granito de arena, podríamos paliar un poco el daño que hemos hecho a nuestro planeta y hacer el mismo uso a nuestra tecnología aunque con un menor impacto medioambiental, andando hacia el ahorro energético y la sostenibilidad.

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica