Atención al Cliente 900 649 028
Electroestimulación

Electricidad contra la migraña

¿Sufres migrañas o conoces a alguien que las padezca? La solución, en unos años, podría estar en el campo de la neurociencia; impulsos eléctricos para aliviar el dolor crónico.

23/09/2016 |

Cuando pensamos en impulso eléctrico, no debemos acordarnos solamente de aquella corriente que hace funcionar nuestros aparatos electrónicos. Desde hace ya unos años, se habla de que la electricidad puede ayudar a aquellas personas que padecen migrañas y fuertes dolores de cabeza crónicos.

La neurociencia avanza

Se hace llamar neuroestimulación vagal, y es una terapia que consigue reducir del dolor de cabeza hasta a la mitad en el 40% de los pacientes a través de la estimulación del nervio vago mediante impulsos eléctricos.

Debido a la cantidad de personas que sufren dolores crónicos de cabeza y que no responden a los tratamientos con fármacos, han comenzado a surgir nuevos métodos entre los cuales figura la neuromodulación, un tratamiento alentador para el doctor Jean Schoenen, neurocientífico de la Universidad de Liège, que consiste en la estimulación del cerebro con pequeñas descargas eléctricas. Esta metodología consigue que sea el propio cerebro quien libere un analgésico natural en la zona responsable de las migrañas.

Estas corrientes se aplican a través de dispositivos portátiles o implantados de forma subcutánea mediante una pequeña intervención. De ambas opciones, su uso portátil es el más prometedor; no es invasivo y se lo aplica el mismo paciente sobre la piel un par de veces al día.

Luz verde para la migraña

A día de hoy, y aunque ya hay casos de éxito en personas que han mejorado su calidad de vida gracias a este tratamiento, no está extendido como procedimiento habitual, de modo que si eres de los que padecen este tipo de dolencias, puede que te interese saber que un estudio de la Universidad de Oxford demuestra que la luz verde te puede ayudar.

Es bien sabido que ante una migraña, el paciente parece experimentar alivio a través del silencio y la oscuridad. Y es que resulta que cuanto más brillante es el color de la luz, más fuerte es el dolor, a excepción de la luz de color verde, que resultó ser la menos molesta para los encuestados.

No se trata de una ciencia cierta ni de un porcentaje muy elevado, pero sin duda es un dato alentador de cara a que, en un futuro, se pueda comercializar una bombilla de características óptimas para aliviar a las víctimas de la migraña bajo una luz verdosa.

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica