Atención al Cliente 900 649 028
futuro renovables

El sistema eléctrico del futuro mira hacia las energías renovables

Necesitamos un nuevo sistema para transportar y almacenar la electricidad; un sistema diseñado para aprovechar con las energías renovables.

15/05/2017 |

Necesitamos un nuevo sistema para transportar y almacenar la electricidad; un sistema diseñado para aprovechar con las energías renovables.

Probablemente ves a diario torres eléctricas al lado de la autopista o pasando por pueblos. Estas líneas forman parte de una gran red eléctrica. La red es un complejo sistema que transporta la electricidad de las centrales eléctricas a las casas, escuelas, empresas… consta de líneas de alta tensión, estaciones transformadoras locales y cables más pequeños que llevan la electricidad a los consumidores.

Ahora bien, si queremos pasarnos a las energías renovables y frenar la crisis climática, necesitaremos una nueva red eléctrica adaptada, inteligente y que haga uso de las nuevas tecnologías y recursos informáticos. La red eléctrica actual no se construyó pensando en las energías renovables, sino en las grandes centrales eléctricas (nucleares) que operan 24 horas al día. Los generadores solares y eólicos, en cambio, no funcionan así: cuando sopla el viento, por ejemplo, se obtiene un pico de electricidad de las turbinas eólicas, y cuando el voltaje de una línea sube de golpe puede causar daño en los aparatos electrónicos.

La red eléctrica del futuro

Poniendo la vista en el futuro, imaginamos una red eléctrica adaptada a las energías renovables, una red con tecnología digna del siglo XXI que tendría que ser capaz de suavizar las subidas y bajadas de electricidad provenientes de fuentes solares o eólicas. También debería ajustarse a las horas de máxima demanda y pasar la potencia de una región a otra, según qué centrales se encuentren funcionando en el momento. Pensándolo bien, estas son algunas de las características que debería tener la red eléctrica de un deseable futuro no muy lejano:

Líneas eléctricas

Muchas de las nuevas fuentes solares y eólicas se encuentran alejadas de las líneas eléctricas actuales, así que deberíamos construir o adaptar las actuales líneas de alta y baja tensión de forma que sean más eficientes y nos ayuden a gestionar la producción mediante energías alternativas y la nueva realidad que supone el autoconsumo.

Sistema inteligente

La nueva y eficiente red utilizaría tecnología informática que fuera capaz de detectar los problemas antes de que ocurran. Indicaría a los gestores dónde es necesario realizar una  reparación y modificaría el recorrido del flujo eléctrico evitando interrupciones.

Una red inteligente permitiría integrar perfectamente la producción de energías renovables, más intermitentes que las fósiles, y daría señales a los comercializadores para que sus clientes adaptasen sus consumos a los requerimientos de la red, por ejemplo realizando la carga de los coches eléctricos en aquellos momentos con menor demanda en el sistema eléctrico.

Almacenamiento de electricidad

Uno de los cambios importantes que se deben llevar a cabo en nuestra red eléctrica es dotarla de un buen sistema de almacenamiento para grandes cantidades de energía; necesitamos una forma de guardar la electricidad mientras las energías renovables funcionan a máximo rendimiento para poder acumularla y usarla cuando se detienen; sin duda una buena opción per impulsar i millorar la recarga del coche eléctrico.

Este almacenaje además resolvería el problema de los picos de demanda. Para estar preparadas para atender grandes picos de demanda, las empresas mantienen generadores de gas y carbón en espera quemando combustibles fósiles y expulsando CO2. Las baterías pueden ser una buena solución; como la powerbank del móvil, pero para asumir la demanda eléctrica.

Una superred

Idealmente, en un futuro no muy lejano, se espera que en vez de recibir la electricidad de grandes centrales, la obtengamos de muchas y diferentes fuentes. La autoproducción de energía eléctrica mediante el uso de instalaciones fotovoltaicas, u otras tecnologías,  pensadas para el autoconsumo será lo habitual y tener una “superred” eléctrica capaz de equilibrar el sistema y aprovechar los recursos que tenemos a nuestro alcance, minimizando las pérdidas y optimizando los flujos de energía será indispensable para nuestra sostenibilidad..

La tecnología ya la tenemos y, por ahora, avanzamos teniendo como objetivo los planes europeos de reducción de CO2 de cara al 2050. Otros países van progresando por su parte: en algunos el autoconsumo se está implantando de forma masiva y, en otros como el nuestro, parece que todavía es necesario un último empujón.

 

La red eléctrica del futuro camina definitivamente hacia las energías renovables y, por lo tanto, al medio ambiente. Eso beneficiará también al consumidor, facilitándole ahorrar energía y dinero en la factura de la luz. Lo que sí es cierto es que para ahorrar luz tienes que dar el salto a una compañía eléctrica que mire por ti, como Factor Energía. Puedes contratar online o por teléfono llamando gratis al 900 850 000. Te esperamos :)

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica