Atención al Cliente 900 649 028
ahorrar luz

Cocina eficiente: ahorrar luz entre fogones

Para ahorrar luz en la cocina solo tienes que seguir algunos truquillos como estos. Es cierto que no son la clave del ahorro en el hogar, pero sí te ayudaran a reducir tu consumo a pesar de lo sencillos que son :)

27/03/2017 |

Decididamente, ahorrar luz en la cocina es complicado; es la estancia de casa en la que más consumo eléctrico se produce, en especial, si tenemos cocina eléctrica, contando con que la nevera está siempre enchufada, el elevado consumo del horno, el rato que pasamos cocinando...

Sabiendo eso, ¿qué podemos hacer para ahorrar luz? No podemos dejar de cocinar, pero sí podemos ser conscientes del uso que damos a nuestra cocina y del consumo que hacemos. Además, siempre hay trucos para ahorrar luz como estos:

El tamaño de la olla y el fogón

España es el país del “siempre más” y “el más grande”, pero en la cocina no te recomendamos que elijas "lo más todo" a menos que sea proporcional a lo que cocines. Es decir, intenta usar un tamaño de olla o sartén adecuado a lo que vas a cocinar y usar el fogón adecuado a ese diámetro. Piensa que, cuanto más grande sea el recipiente, más energía necesitarás para cocinar y que, si el fogón es más grande, se pierde calor y resulta bastante ineficiente. Por tanto, para ahorrar luz con tus preparaciones, te recomendamos que elijas tamaños adecuados para que el tiempo de cocción y por lo tanto, el consumo, también lo sean.

Ahorrar luz con la olla a presión

También es recomendable la utilización de la olla a presión ya que tarda menos en cocinar y puede ahorrarte hasta la mitad de energía. Tapar las ollas y cacerolas consigue ahorrar luz por aprovechamiento residual

Vitrocerámica VS inducción

No negaremos que lo más eficiente sería tener una cocina de gas o butano, sin embargo, la comodidad de limpieza y de instalación han convertido a la vitrocerámica en la reina de nuestras cocinas. ¿Qué problema hay? Que son ineficientes si tenemos en cuenta el calor residual que pierden; en este sentido, la mejor opción son las placas de inducción, aunque más caras, más eficientes. Pueden consumir, según el IDAE, hasta un 20% menos de electricidad que su hermana más económica, ya que calientan la base de los recipientes a través de campos magnéticos.

Aprovecha el calor residual

Siguiendo con el punto anterior, una forma de ahorrar luz es aprovechar el calor residual de la vitrocerámica para acabar los últimos cinco minutos de cocción; apaga el fogón unos minutos antes, ya que puede terminar de hacerse perfectamente con el calor sobrante sin necesidad de estar encendida.

Trucos para el calor residual del horno

Lo mismo ocurre con el horno, uno de los aparatos menos eficientes de casa pensando en lo poco que se usa y la cantidad de energía (y consumo) que requiere para cada preparación, por eso, recomendamos:

  1. No esperar a terminar de cocinar para apagarlo, sino hacerlo cinco o diez minutos antes; el calor residual será más que suficiente para el fin de cocción.
  2. No abrir la puerta del horno a menos que sea imprescindible, pues puede perder hasta 30º C.
  3. Cocinar en el horno con recipientes de cerámica o cristal, que conservan mejor el calor.
  4. Si el espacio lo permite, cocinar más de un plato a la vez.
  5. No usarlo para recalentar o descongelar; mejor usar el microondas para eso, que consume la mitad.

 

No hay una fórmula infalible para ahorrar luz en la cocina, pero sí puedes adherirte a la tarifa eléctrica más adecuada a tu tipo de consumo. En Factor Energía te proponemos que añadas discriminación horaria a tu tarifa para ahorrar luz con tu cocina. Puedes contratar la luz online en solo 5 minutos o llamarnos gratis para más información al 900 850 000. Te esperamos :)

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica