Atención al Cliente 900 649 028
ahorrar gas

Cómo ahorrar gas con el agua caliente

Explicamos cómo, cuándo y por qué ahorrar gas puede ir de la mano con ahorrar agua. Agua caliente, claro. Consejos más allá de las duchas cortas.

02/03/2018 |

Desde que hemos añadido Factorenergia gas a nuestros productos, nos preocupamos especialmente por el ahorro en tu factura del gas. Por ello queremos hacer hincapié en algunos trucos para ahorrar gas en las principales zonas en las que puede que lo uses. En esta ocasión, queremos centrarnos en el ahorro de gas con el agua caliente, un espacio que reservábamos al propio consumo de agua sanitaria pero que, de hecho, tiene tanto o más que ver con el gas que con el agua misma.

Ahorrar gas con el agua caliente

Reducir tu consumo de agua caliente supondrá directamente un ahorro en tu factura del gas, además de un ahorro de agua, claro.

Cierra los grifos

A los niños se les enseña desde pequeños pero a algunos adultos se nos olvida. Recuerda no dejar que corra el agua caliente cuando no la estés utilizando: mientras te enjabonas, afeitas, cepillas los dientes…

Añade un aireador

El aireador, también llamado perlizador, es un accesorio que se añade al grifo del agua para que disipe el agua empleando aire. Hace que el caudal del agua parezca el mismo, sin embargo, utiliza hasta un 60% menos.

Dúchate en vez de bañarte

Que sí, que un bañito calentito se agradece mucho cuando hace frío, sin embargo es muchísimo más eficiente, corto y barato darte una ducha.

Duchas cortas

Además de decantarte por la ducha en vez de por el baño, si pretendes ahorrar gas (y agua) lo mejor será que cierres el grifo mientras te enjabones y que procures no extenderte bajo el agua.

La lavadora, con agua fría

Si el electrodoméstico saca el agua caliente del calentador (e incluso si lo hace de un termo eléctrico), se recomienda lavar con programas fríos y cortos, en especial si son lavados diarios de ropa sin manchas.

Lavaplatos mejor que lavarlos a mano

A pesar de lo que se suele decir, lavar los platos a mano no supone un ahorro; todo lo contrario. El lavavajillas utiliza bastante menos agua, en global, que un lavado convencional, además del poder de elegir la temperatura de la misma. Si frotas un poco los platos antes de meterlos en el lavaplatos, no necesitarás usar una temperatura muy elevada, lo cual sí supone un ahorro.

 

Pero si quieres ahorrar gas de verdad, lo mejor es que te pases a una de las tarifas de gas baratas de Factorenergia, ¡hay 4 diferentes! Nuestros agentes de atención telefónica resolverán tus dudas y te asesorarán para que elijas la que mejor se adapta a ti. Si quieres más información o contratar llámanos gratis al 900 850 000 o cambia de compañía en solo 5 minutos.

 

Certificaciones comercialización energía eléctrica