La transición energética en España

La transición energética ya está aquí y ha llegado para quedarse. En ese contexto, Ramez Naam, afirma que España es un país con un potencial enorme en el mercado energético del futuro, ya que su climatología es óptima para convertirse en uno de los principales países generadores y exportadores de energía limpia.

Los chinos dicen que la crísis supone tanto un peligro como una oportunidad y yo os he dado mucha información de índole optimista sobre las energías limpias renovables. Aunque, aún existen problemas reales con el cambio climático. Las emisiones procedentes de la combustión del carbón siguen aumentando en todo el mundo y cada año que aumentan queremos mantener la temperatura por debajo de los 2 grados Celsius, de hecho, tendríamos que conseguir reducirlas mucho más rápido para frenar el calentamiento global. En este sentido, más allá de los problemas originados por la generación de electricidad y las emisiones de CO2 de los coches, hay otros problemas, como la agricultura y el uso de la tierra, principalmente las vacas y la deforestación son una cuarta parte de nuestras emisiones. La fabricación es quizás el otro 20% de nuestras emisiones, aunque el empleo de energías limpias como la solar y la eólica reducirán en parte el proceso. Así que aún quedan retos pendientes por solucionar.

Según un estudio, para no superar esa barrera de los 2 grados Celsius, sería necesario dejar de quemar petróleo, carbón y gas por un valor total de 100 trilliones de dólares, lo cual supondría la destrucción de muchas de las principales compañías. Pero dentro de ese proceso de destrucción también hay oportunidades para la creación de otras entidades. Yo recomiendo una serie de cosas, 4 para España y todas esas empresas que operan en dichos sectores en España. La primera recomendación es muy técnica y lamento tener que decirlo pero me temo que se avecina una perturbación en el mercado del petróleo que afectará a la industria automotriz, a las compañías de automóviles e incluso al sector inmobiliario. Hay riesgo en muchos ramos. El mercado del petróleo es muy voluble, la más mínima variación en la oferta o la demanda podría producir una caída en los precios que afectaría negativamente a todos aquellos que operan en el sector.

En segundo lugar, y esto es especialmente importante para España: es necesario para la economía explotar mucho más los recursos energéticos. España es el país que tiene más sol en Europa, y está muy al Oeste, lo cual significa que puede suminstrar energía a las naciones del Este después de la puesta de sol. También es un país de vientos muy propicios para la explotación de energía eólica. Por tanto, España debería tener la electricidad más barata de toda Europa. Y eso, si se implementan las políticas apropriadas para desarrollar estas fuentes de energía, es una gran herramienta para atraer industrias. Tomemos el ejemplo de Islandia, uno de los pricipales países en el procesamiento del aluminio, pese a carecer de yacimientos de bauxita – mineral necesario para producir aluminio. Islandia tiene electricidad barata de origen geotérmico así que lo que hacen es importar bauxita y usarla para producir aluminio aprovechando la energía barata de la que disponen. Pues bien, España tiene recursos de energía muy importantes, fuentes energéticas más baratas que Islandia. Y España también tiene mucho paro, con lo cual muchos desempleados podrían trabajar en eso, en la explotación óptima de sus recursos solares y eólicos para generar electricidad de cara al mercado interno y los mercados exteriores.

También, se puede dinamizar la economía del país exportando energía solar y éolica a otros países del resto de Europa. Esa oportunidad que tiene España supondría una inversión de 500.000 millones de euros y quizás la creación de 200.000 puestos de trabajo durante la próxima década. Y esto me lleva a la última recomendación: la de que un país sea dueño de su propia energía. España gasta unos 50.000 millones de euros al año en importar petróleo. Eso son 500.000 millones de euros en diez años, la misma cantidad mencionada anteriormente que necesitaría invertir España para dinamizar su economía explotando, satisfactoriamente, sus recursos solares y eólicos. Por tanto, en lugar de gastar esos 500.000 millones durante una década para importar petróleo, podría posiblemente gastar uno 100.000 en comprar electricidad generada con sus propios recursos energéticos dentro de la propia España, en beneficio propio.

La lectura ultima para mi es el challenge que ha dicho en España tenemos una oportunidad muy clara, disponemos de las materias primas para producir esta energía, disponemos de horas de radiación solar, disponemos de viento, de mucho viento y es el momento que pongamos en valor lo que tenemos. La inversión está en unos términos, mira, cuando nosotros ofrecemos a una empresa la posibilidad de hacer autoconsumo, en este momento los periodos de recuperación están entre 4 y 7 años. Claro, en cuatro años recuperas la inversión en una instalación fotovoltaica que va a durar 25. Lo que quiere decir es que hasta el año 25 aquello estar produciendo energía y el coste de inversión lo he recuperado entre los 4 o 7 primeros años de funcionamiento.

La Unión Europea ha apostado claramente por la tecnología eléctrica para el transporte y se ha apostado por el gas natural licuado para lo que es el transporte pesado y el transporte marítimo. Hoy día el transporte sabéis que es uno de los primeros factores que están induciendo el cambio climático, por tanto, toda la actuación que podamos hacer ahí es importante. Y además añadiría que sobretodo en Madrid y en Barcelona existe una clara preocupación por la calidad del aire que respiramos, todo el tema de las partículas, del nitrógeno, etc. y yo creo que se esta en la línea adecuada para hacer ese cambio. Sin duda el petróleo es el pasado. La movilidad eléctrica se esta imponiendo. Cuando compramos un coche convencional compramos un vehículo que inyecta un material explosivo, lo hace explosionar, eso mueve un pistón que a su vez transmite ese movimiento a las ruedas y expulsa los gases de la explosión que se ha producido.

El coche eléctrico es un motor que inventamos hace mas de 100 años, es el motor que hace mucho tiempo tenemos en la lavadora. Y hemos puesto motor de lavadora sobre una rueda y lo que hemos innovado realmente es que ahora tenemos unas baterías que cada vez nos dan mas autonomía. Quien intenta comprarse un coche eléctrico, yo lo he hecho, el problema que hay y por eso lo precios son tan caros es que ahora hay una sobredemanda. Pides un Nissan Leaf y te dicen que después de 7 meses, pides un Audi electrón y te dicen que pagues 6 mil euros y te ponen en lista de espera. Quieres un Tesla y no se lo que tienes que pagar de entrada y no se cuanto tiempo estas en la lista de espera. Es decir estamos en un entorno en que la tecnología eléctrica, el coche eléctrico realmente es mucho mas económico de lo que hasta ahora teníamos, que los coches de explosión pero también hay una realidad en la industria de transformación que nos ha comentado y es que yo recientemente hablando con el presidente y con el director de marketing de una compañía automovilística muy plantada en España, me decían que ellos se iban a trasladar de fabricantes de vehículos a prestadores de servicios de movilidad. Realmente es un tema muy cambiante.

Yo si que lo querría centrar en España por lo siguiente, históricamente ene España hemos tenido un exceso de energía eléctrica producido en horas nocturnas. Cuando decimos el mercado eléctrico tiene horas valle muy baratas de noche es por que de noche tenemos una gran aportación, por ejemplo, de energía renovables, en este caso el viento, y esa energía que se produce no tiene suficiente demanda y como no tiene suficiente demanda o bien red eléctrica dicen que algunos parques se tienen que parar, que a veces nos ha pasado, por un exceso de generación que no se puede exportar o bien sencillamente no se utiliza, se pierde. Yo os diría que la recarga lenta de los vehículos eléctricos, es decir el coche eléctrico recargándose por la noche en un garaje, tiene un coste muy reducido de recarga y además favorece mucho la lucha contra el cambio climático porque ahí nuestro coche se esta alimentando de fuentes de origen renovables. Cosa que, en la recarga rápida, lo que se esta implantando en gasolineras, la idea, claramente pienso yo que es un tema de recarga de urgencia pues ahí requieres mucha potencia y ahí realmente haces una petición al sistema de mucha energía en un momento dado que puede requerir el uso de tecnologías fósiles.

Movilidad Sostenible

Taxis eléctricos robotizados, vehículos autónomos…el cambio hacia una movilidad sostenible ha empezado y avanza a un ritmo imparable. El año pasado, en términos globales, las ventas de coches eléctricos aumentaron en un 64%. No hay duda de que el coche eléctrico es el vehículo del futuro y, según afirma Ramez Naam, ello representa una gran oportunidad para España.

Dicho eso, ahora quiero hablar acerca del segundo modo principal en el que empleamos la energía porque consumimos mucha para generar electricidad pero también la usamos para desplazar productos de un lugar a otro y a nosotros mismos.

Y en lo que concierne al petróleo, del cual dependíamos tanto hace 10 años y nos preocupaba mucho que se agotara, eso ya no es un problema tan grave puesto que cuando los precios se disparaban eso mismo actuaba como incentivo para la explotación y la innovación.

Además, al igual que en el caso del carbón cuya demanda alcanzó un máximo en 2013 pero posteriormente disminuyó progresivamente y lo seguirá haciendo en los próximos años, lo mismo esperamos que suceda con el petróleo en la década venidera, conforme el mundo cada vez lo necesite menos. No soy el único en decirlo. Ya lo han dicho muchos. El primero fue el Jeque Ahmed Zaki Yamani, ministro de petróleo de Arabia Saudita en los años 70 del pasado siglo durante la crisis de OPEP. Pues bien, él dijo en el año 2000 que al igual que la Edad de Piedra no finalizó por falta de piedras, lo mismo sucederá en el caso de la Era del Petróleo; es decir cuando llegue a su fin lo hará existiendo aun yacimientos de petróleo en el planeta. Ese señor dijo que la Edad de Piedra acabó porque la humanidad inventó el bronce, una tecnología mejor y advertía a sus colegas y otros ministros de petróleo que algo parecido ocurrirá en el caso del petróleo cuando el hombre invente una tecnología superior para el transporte y otros sectores. Él tenía una visión muy futurista cuando lo dijo en el año 2000.

Actualmente está claro que la primera de las tres tecnologías que afectarán a la movilidad será la electrificación. Eso significa que la demanda de electricidad en España, que hoy por hoy es bastante estable al no mostrar muchas variaciones, quizás aumente un 50% eventualmente conforme se electrifique el transporte en este país, al igual que en el resto de Europa. Decir eso hace 10 o 12 años hubiera parecido una locura entonces por el concepto que se tenía del coche eléctrico. Pero eso ha cambiado muy significativamente en los últimos tiempos, en gran medida debido a Tesla al lanzar al mercado un producto de alta gama: un deportivo que costaba 250.000 dólares, seguido por un coche de lujo a un precio de 80.000 dólares –el primer automóvil en ganar 101 puntos en el mercado de USA en una escala del 1 al 100 – y últimamente un coche dirigido a las masas que cuesta unos 35.000 dólares.

Pero ahora, incluso si Tesla no tuviera éxito con sus coches, ello no afectaría al ritmo de transición global ya que todo fabricante de equipos originales (OEM) en la industria del automóvil apuesta por la electrificación, es decir la producción de coches eléctricos. Ya lo dicen en Volkswagen, General Motors, Nissan y Honda: que el futuro está en el coche eléctrico durante la próxima década. El último fabricante en oponer resistencia a ello fue Toyota pero todos ya tienen claro que el coche eléctrico es el vehículo del futuro. Aun no hay muchos en el mercado pero el crecimiento es impresionante.

A finales de 2018, había algo más de 5,3 millones de vehículos eléctricos en circulación. Vender el primer millón de esos coches llevó 20 años pero el segundo millón supuso solo 18 meses, mientras que vender el tercero llevó 10 meses, el cuarto 6 meses, y el quinto 4 meses. Eso es crecimiento exponencial. En términos globales las ventas de vehículos eléctricos aumentaron un 64% el año pasado y al igual que en el caso de la energía solar, los pronósticos de los analistas se quedan cortos. E aquí un una proyección a 3 años de distintas fuentes: OPEP, la AIE, etc. y lo que vemos es que todos los analistas que las hacen cada año modifican al alza sus cálculos en cuanto al número de coches eléctricos que estiman se venderán en ese plazo.

Y eso ha resultado en algo inesperado en todo el mundo, y es que la venta de coches de combustión alcanzó un máximo recientemente.  El año pasado, yo pensaba que las ventas de coches convencionales de combustión quizás descenderían hacia el año 2022 o 2023. Y me equivoqué puesto que eso ya sucedió en el 2017, año en el que la industria del automóvil entró en recesión cíclica. El sector, saldrá de ella quizás en un par de años pero aquello en nada afectó al coche eléctrico cuyas ventas siguieron creciendo a un ritmo anual del 60%. Es posible que las ventas de los coches con motores de combustión interna se recuperen en 2020 o 2021 dentro de un contexto de una fuerte economía global. Pero si ese es el caso, será su último apogeo e incluso puede ser que no lo haya.

Pero se avecina otro cambio perturbador ya que incluso si actualmente los vehículos eléctricos supusieran un 100% de todas las ventas, llevaría unos 25 años renovar todo el parque automovilístico existente de vehículos en circulación porque en general la gente tarda mucho en substituir sus coches. Además estamos asistiendo al surgimiento de otro nuevo medio de transporte: el taxi eléctrico robotizado, un vehículo autónomo (sin conductor) que se usa como un servicio en lugar de comprarlo. Según UBS esto se trata de una gran oportunidad, un negocio global de unos 2 trillones de dólares al año. Ya sé que, ni Uber ni Lyft, están presentes en este país, pero me gustaría daros una idea sobre lo que está sucediendo en el sector de la movilidad, en cuanto a servicios, en otras partes del mundo.

En primer lugar, cabe observar que, ni Uber ni Lyft, en realidad afectaron, mucho, al sector del taxi en USA. Es decir, es cierto que les quitaron mucha cuota de mercado a los taxis, pero su aparición supuso algo mucho más importante. En USA, en su mejor año, los taxis hacen un total de 1.400 millones de trayectos. Pues bien, el año pasado Uber y Lyft hicieron 4.200 millones de trayectos. Pero esto, es solo una quinta parte del negocio global que correspondía al negocio que les quitaron a los taxis. El resto se debe a que aportaban un servicio nuevo: permitían que la gente usara vehículos ajenos, no de su propiedad, de formas que hasta entonces eran inexistentes por su suma conveniencia, poder ver antes como es el vehículo, saber cuando y a donde te puede llevar, cuando se va a detener, evitar tener que esperar bajo la lluvia, etc. Es decir, la gente puede hacer con los vehículos de Uber y Lyft, acciones que no podría hacer con un taxi. Además, en la mayor parte del mundo tomar un Uber o un Lyft cuesta la mitad por milla recorrida que coger un taxi. Pero incluso, si ni Uber ni Lyft llegaran jamás aquí, la revolución de la que os hablo sí que lo hará, porque la tecnología estará también disponible para las compañías convencionales de taxis. Esa segunda tecnología de la que hablo es la autonomía. Hay mucho debate y polémica sobre cuando llegarán los vehículos autónomos. Yo creo que los servicios de viajes compartidos y autónomos, comercialmente hablando, estarán disponibles dentro de tres años debido al elevado ritmo de desarrollo de esta tecnología.

Estos son videos de Zoox. Zoox es probablemente la cuarta entidad más importante del mundo en el desarrollo de vehículos autónomos y permite lo siguiente: ver lo que el vehículo ve y lo que puede reconocer, si se trata de una persona u de otro vehículo, por ejemplo. También podemos ver como maneja situaciones más bien complicadas que uno puede encontrar todos los días en las calles de todo el mundo, todo esto gracias a los sensores que tiene incorporado y que permiten tener una visión de 360 grados. Pueden calcular velocidades y tomar decisiones en milésimas de segundos, que a nosotros nos llevarían medio segundo o muchísimo más tiempo. Zoox ocupa el cuarto lugar como competidor en este nuevo mercado. En primer lugar, a nivel global, está Google con su filial Waymo.

Google tenía como objetivo lanzar al mercado a Waymo como un servicio comercial para finales del 2018. No lo hicieron, pero sí lo lanzaron como Beta. Así pues, en la zona alrededor de Phoenix, en Arizona, hay ya unos mil usuarios que tienen la opción Beta con una aplicación que se llama Waymo One, mediante la cual pueden llamar a un taxi autónomo que llega a donde están para recogerles.

General Motors ocupa el segundo lugar tras Google. General Motors compró en 2015 una empresa emergente que, fabrica vehículos autónomos. En el primer año de actividad, desde su fundación, la compañía obtuvo ingresos en torno a 1.000 millones de dólares. Desde entonces, Honda y SoftBank han inyectado más dinero en esta empresa, otros 4.000 millones más con lo cual su valor actual es de 20.000 millones de dólares. Y luego, también tenemos a Tesla. El enfoque de Telsa es bien distinto. No usa Lidar, pero emplea cámaras y radares, aunque no pretende que su producto sea perfecto. Tesla, sencillamente vende coches y luego ofrece esas herramientas para la conducción autónoma, poco a poco. En el caso de Tesla, el conductor tiene que mantener las manos en el volante, aunque, su Modelo S de 2018 incorpora un software que le permite circular por la ciudad automáticamente, pero al igual que en el caso de Zoox no reconoce lo que sucede a su alrededor.

¿Por qué es esto importante? Lo es porque tanto en el caso de Uber como de Lyft el sueldo del conductor representa la mitad de los gastos. Más de la mitad en el caso de un taxi. Si conviertes el coche en un vehículo autónomo reduces el coste de un Uber o un Lyft a la mitad y los vehículos de ambos cuestan la mitad de un taxi, así que, en el caso de un vehículo autónomo, la tarifa es una cuarta parte del precio de un taxi por milla. Esa es una de las razones por las que la gente en otros países, fuera de España, dejan de lado a los taxis y prefieren los servicios de empresas como Uber, ya que, el coste por milla es inferior. Y esto, tiene implicaciones importantes para la energía ya que, estos vehículos serán casi totalmente eléctricos, lo cual aumentará la demanda de electricidad y la posibilidad de poder generarla en España, empleando energía solar o eólica barata, en lugar de tener que comprar petróleo a otros países, construyendo así una generación de energía en España con recursos propios más barata.

Esta es la razón por la cual, los vehículos eléctricos serán más baratos que los de gasolina a la hora de comprarlos y también de manejarlos.

Aquí podemos ver todo el motor y la transmisión de un vehículo eléctrico y también el de uno de gasolina para compararlos. Uno tiene solo 20 piezas que se mueven y el otro más de mil. Por tanto, la eficiencia y el rendimiento de un vehículo eléctrico, es 5 veces superior al de un vehículo de combustión interna. Puedes recorrer 5 millas más por cada unidad de energía. Además, el coste de mantenimiento es mucho menor, también porque hay menores posibilidades de fallos. De hecho, obtuvimos un estudio, recientemente de la ciudad de Nueva York, que asegura que, según el coste de mantenimiento que tengan los vehículos eléctricos, puede llegar a ser una cuarta parte del coste que tienen los vehículos de combustión interna y en términos de energía, consumen una cuarta o quinta parte.

En el caso de los vehículos de combustión interna, el precio de los mismos es relativamente barato, pero el combustible es caro y gran parte del mismo se pierde en forma de calor procedente del motor y también en forma de calor al frenar. Actualmente, los vehículos eléctricos son más caros pero la electricidad que consumen es muy barata ya que, los motores eléctricos tienen una eficiencia del 90% y al frenar se recupera la energía.

Además, los vehículos eléctricos cada vez son más baratos al igual que en el caso de la energía solar y la eólica. Y lo mismo ocurre con las baterías que sirven para propulsarlos; están bajando el precio.

Esto es lo que dice Ford sobre los costes de fabricación de los vehículos eléctricos: el espacio necesario para fabricarlos es la mitad del espacio que necesitan los coches de gasolina. Por tanto, el coste de la fábrica es la mitad comparando con el de una fábrica de vehículos de gasolina. Los costes de mano de obra son un 33% más baratos. Eso quiere decir que para el año 2030 los vehículos eléctricos costarán un 50% menos por milla que los de combustión interna.

Ya hemos dicho que hacer uso de un coche autónomo, en el caso de un taxi, reduce el coste unas cuatro veces y unas dos veces en el caso de un Uber, y que hacerlo eléctrico, reduce el coste a la mitad. Si enfocamos el asunto en términos de coste por milla, digamos que estamos en USA, donde un taxi cuesta $3,50 por milla y un Uber cuesta $1,50. Por ejemplo, si tenemos un Prius de nuestra propiedad nos costaría $0,80 por milla si lo conducimos nosotros y $0,35 si prescindimos del conductor. Es casi competitivo con el precio de un autobús urbano. Pero eso es para vehículos de cuatro o cinco plazas. Por tanto, cabe preguntarse si eliminamos el conductor, ¿para qué necesitamos los asientos delanteros del taxi? Al fin y al cabo, la media del número de personas en un taxi, aparte del conductor, sea quizás 1.1 y no más de 1.5 pasajeros. Pues bien, yo creo que se avecina una explosión evolutiva de nuevos tipos de vehículos para circular por ciudades grandes como Madrid, donde aquellos vehículos de solo dos plazas, tienen mucho sentido, ya que son además un 50% más barato. En todos los sitios de Europa donde he ido, hay alguna empresa emergente para producir estos vehículos. Yo he visto también hasta diez vehículos diferentes con aplicaciones para circular sin conductor, es decir coches eléctricos y autónomos de hasta 12 plazas, cuyos costes probablemente costarán solo entre 10 y 12 centavos por milla recorrida, mucho más bajos que los vehículos de combustión interna, que además eliminan el problema de aparcar y nos permiten aprovechar mejor el tiempo porque al viajar en ellos podemos trabajar, echarnos una siesta, etc. Lo mismo es aplicable a las furgonetas de reparto. En general, estos vehículos recorren 150 y 200 millas al día lo que significa que pueden ser electrificados, al ser distancias que encajan muy bien con los recorridos de los coches eléctricos y también los semi-eléctricos hoy en día. Tesla va a lanzar uno para distancias de hasta unas 600 millas. En el transporte de camiones, los costes más elevados son el conductor, seguido por el combustible, podríamos estar hablando de un vehículo que también tendrá un autopiloto o piloto automático. Un analista financiero llamado Piper Jaffray dice que si sustituimos un tráiler semi-tractor de gasoil por uno similar al de Tesla, el periodo de amortización es de dos años.

Así que, en el transporte de mercancías, el cambio de vehículos de combustión interna de diésel o gasolina a cambio de los que hemos dicho, puede incluso ser más rápido que en el caso de los vehículos para el transporte de personas. Y eso afectará mucho al mercado del petróleo. Algunas petroleras europeas están empezando a percatarse de ello, pero aún no las petroleras americanas o de Oriente Medio: todavía no lo ven venir. Pero yo he estado en Francia y otros países, dedicado mucho tiempo a esto, y dicen que hasta el año 2030, la demanda de petróleo alcanzará un punto máximo y luego descenderá como lo hizo el carbón en 2013. Según Equinor eso sucederá antes, en la próxima década de los años de los 20. Y en el caso de Shell – donde soy miembro de la junta de asesores para el negocio de las nuevas energías – se estimaba en el año 2016 que ocurriría dentro de un periodo de entre 5 y 15 años, pero ahora aseguran que pasará antes, en un plazo de entre 2 y 12 años.

Y si analizamos el uso que le damos al petróleo, nos encontramos que una cuarta parte del mismo se emplea como combustible para vehículos de cuatro pasajeros y otra gran parte para camiones ligeros y pesados. Los lubricantes se emplean, principalmente, para esos vehículos y ya sabemos que los motores eléctricos no los necesitan. Por otra parte, aún usamos ciertas cantidades de petróleo para generar electricidad y para proporcionar calor a la población e industria, pero su uso disminuirá conforme las calderas y los hornos se vuelvan más antiguos u obsoletos. Esto quiere decir que, hasta dos terceras partes del consumo mundial de petróleo corre el riego de verse alterado, afectado negativamente por la tecnología. Así, la pregunta es: ¿Cuándo sucederá esto? Según la AIE nunca, alegan que la demanda de petróleo seguirá subiendo para siempre. Pues bien, eso también decían sobre la demanda del carbón y ya habéis oído lo que la AIE opina sobre las nuevas tecnologías. Sin embargo, Bloomberg New Energy Finance dice que podría ocurrir incluso en 2020. Yo soy escéptico al respecto, creo que este es uno de los pocos casos en la que son demasiado agresivos en su estimación. Ya estamos casi en el 2020 y además esas nuevas flotas de taxis autónomos irán surgiendo ciudad-por-ciudad, país-por-país y les llevará mucho tiempo en dominar grandes mercados como Ámsterdam, por no decir Mumbai, será un proceso gradual.

Creo que la curva sería algo como ésta, pero eventualmente el consumo de petróleo disminuirá mucho. Y como ya he dicho, esto será una gran oportunidad para España porque en vez de pagar 50.000 millones de euros al año para importar petróleo, los consumidores españoles pagarán entre 10.000 y 12.000 millones para propulsar sus vehículos eléctricos con electricidad. Podrán ahorrar dinero y en el caso de España, a nivel nacional, el ahorro sería gigantesco.

Autoconsumo

El cambio ya es inevitable. Gracias a la diversidad de vientos y el nivel de radiación solar, España dispone de unas condiciones óptimas para la producción de energía renovable económica y abundante, con lo que debe ser un país altamente activo en promover la transición energética hacia un modelo más limpio y sostenible.

En factorenergia apostamos por la energía renovable, impulsando el autoconsumo como modelo rentable y sostenible.

Factor Energia hoy os acompaña con más de 70.000 clientes, más de 200 empleados y más de 20 años de experiencia. El pasado año nuestra facturación estuvo aproximada a los 400 millones de euros. Vemos que vamos a dejar de ser una compañía suministradora de energía. En este momento Factor Energia se dedica básicamente al suministro de electricidad, suministro de gas natural, a la prestación de servicios de representación en mercado a productores de energías renovables y congeladores, lo que se llama régimen especial, y una última área de negocio que en este momento estamos potenciando muy fuerte. La hemos llamado un área de eficiencia energética, pero sobretodo es un área donde vamos a impulsar el autoconsumo y la movilidad sostenible. En los próximos 20 años, lo que queremos promover es un mundo más limpio, sostenible, descentralizado e inclusivo. Son los 4 pilares en los que se asienta nuestra visión de futuro. Al porqué Factor Energia está centrada en este tema, yo os diría que cuando se fundó Factor Energia hace 20 años, en la misión de la compañía se contemplaba la apuesta por las energías renovables, pero sobre todo por la lucha contra al cambio climático. A mí, me ha encantado que a nivel mundial empecemos a hablar de emergencia climática porque el termino cambio no tiene una connotación ni positiva ni negativa.

Hoy en día estamos hablando de emergencia climática para entender que realmente tenemos un problema con el calentamiento global. No solo es una cuestión de cambio.

Tengo el placer de presentaros a Ramez Naam.

Estoy en Singularity University donde hablamos sobre las llamadas tecnologías exponenciales que avanzan rápidamente para afrontar algunos de los grandes retos de la humanidad. También soy un inversor en la puesta en marcha de proyectos de energías limpias que pretenden ser la próxima ciudad solar, la nueva Tesla, y quizás el próximo Factor Energía en todo el mundo. Y esto es importante por una serie de razones.

En primer lugar,  la energía es una industria que supone seis trillones de dólares en todo el mundo.

En el planeta Tierra alrededor de 1.300 millones de personas no tienen acceso a la energía moderna. Y por otra parte, la forma en que producimos energía tiene muchas consecuencias negativas. La Organización Mundial de la Salud estima que unos seis millones de personas mueren cada año debido a la polución en la tierra, lo cual supone diez veces el total de la suma de muertes causadas por guerras y asesinatos y eso se debe principalmente a los efectos de la combustión de carbón y gasolina. Tenemos también como consecuencia el problema mundial del calentamiento global, que va en aumento. De hecho, los últimos cuatro años han sido los más calurosos en el planeta Tierra.

Sin embargo no todo son malas noticias. También las hay buenas, específicamente la forma en la que generamos energía está cambiando y mucho debido a un importante descenso en el precio de las energías limpias por todo el mundo, particularmente en el caso de la energía solar y la energía eólica, cuyos costes están disminuyendo a un ritmo increible en todo el planeta. Esto supone un gran cambio ya que antes del año 2014 apenas habia lugares en la Tierra donde las energías limpias o sostenibles no subvencionadas fueran mas baratas que  la procedentelos de los combustibles fósiles. En diferentes lugares del mundo, incluyendo España, actualmente las energías limpias sin subvenciones ya son competitivas.

Ello significa una alteración económica. Significa que es necesario generar dichas energías limpias a precios inferiores a las que provienen de los combustibles fósiles y actualmente en la mayor parte del mundo es posible construir nuevas centrales energéticas de carbón o gas a un precio de quizás 6 centavos de dólares USA por kilovatio-hora. Pero eso no es cierto en el caso de Europa donde los precios son más altos, quizás del orden de 8 o 9 centavos por kilovatio- hora en lo que concierne a la generación de electricidad a partir del gas natural. No obstante podemos decir que en los últimos años las energías limpias son bastante más baratas que antes.

Energía Eólica.

Este tipo de energía ha estado presente durante décadas. En USA, en 1980 la energía eólica suponía un coste de 64 centavos por kilovatio-hora, lo cual representa diez veces más de lo que cuesta hoy día la construcción de una central de carbón o gas natural.  Sin embargo posteriormente los precios disminuyeron mucho y actualmente en USA los precios en el caso de la energía eólica sin subsidios rondan los 4 centavos. En otras partes del mundo son incluso más bajos: 2,8 centavos en Marruecos, no lejos de aquí, y 2 centavos en Brasil, en el caso de la energía eólica.

Dentro de un mercado competitivo en el que la energía más económica sea la seleccionada, la eólica puede ser inferior al coste de construir nuevas centrales de carbón o gas y eso claramente depende de la fuerza del viento en la geografía de una región determinada.

En este mapa que vemos, las zonas rojas indican aquellas partes del planeta Tierra con las velocidades más altas del viento. En España, hay regiones de fuertes vientos donde las velocidades son muy elevadas, especialmente en el sur y el norte, cerca del mar.

Por tanto tenemos un escenario en Europa en general y España en particular en el que el precio de la energía eólica ha disminuido recientemente hasta unos 4,3 euros por kilovatio-hora en las subastas públicas, o incluso algo más en algunos casos.

El crecimiento a escala mundial del empleo de la energía eólica para la generación de electricidad ha sido de un 500% y conforme crece su precio disminuye.  Cada vez que se duplica su uso a escala mundial ello supone una reducción en su precio de alrededor de un 20%. Asistimos pues a un fenómeno en el que las nuevas tecnologías en general incluyendo aquellas correspondientes a la energía eólica y la solar eran muy costosas pero cuyos precios han bajado hasta el punto de que ya existen nuevos mercados para ellas y su uso puede ir en aumento incluso en aquellos donde no hay subsidios, lo cual su vez supondría un mayor abaratamiento gradual de los precios.

Por otra parte las capacidades y tamaño de las turbinas de los molinos de viento que se fabrican van en aumento por razones económicas. La torres de los molinos tienden también a ser más altas ya que a mayor altura la velocidad del viento es más elevada y constante y hay que tener en cuenta que la capacidad generadora de una turbina de viento es directamente proporcional a la circunferencia de giro de las aspas de forma que si doblamos la longitud de éstas cuadruplicamos la energía generada. Ello explica por qué las torres y las turbinas son más grandes ya que la energía generada es mayor y más estable. Durante muchos años se pensaba que la energía eólica tenía muchos altibajos; fluctuaba demasiado, al azar, y había que complementarla con otras fuentes altranativas, pero eso es cada vez menos cierto. Si hablamos sobre los factores de capacidad de los recursos energéticos, una capacidad del 100% implica una generación continua y funcionamiento en todo momento. En el pasado se fabricaban turbinas con capacidades de entre un 10 y 15%. Sin embargo hoy día se construyen para su uso en los territorios más favorables parques eólicos  con capacidades de hasta el 50%, y las capacidades van en aumento, a razón de un 1% aproximadamente cada año.

Los mejores rendimientos se obtienen en aquellos territorios de la Tierra donde los vientos son más rápidos y constantes. Para ello hay que instalar los parques eólicos offshore, mar adentro y no en tierra firme porque los vientos son más fuertes sobre el agua que sobre la tierra. Sin embargo tan solo hace 2 o 3 años atrás los expertos decían – yo también lo hubiera dicho – que las instalaciones offshore eran demasiado costosas y poco rentables porque requerían el empleo de barcos gigantescos para su transporte y montaje, su anclaje al fondo del mar y además el agua salada aumentaba los costes de mantenimiento. Yo, que soy una de las personas más optimistas en cuanto al empleo de la energía limpia, también creía que aquello nunca sería rentable. Pero en el verano de 2017 hubo tres subastas-concurso para la instalación de el Mar del Norte de parques eólicos que suministraran energía al mercado aleman, en los que los fabricantes ofrecían precios de venta al por mayor de energía rentables que no requerían subsidio alguno. Y desde entonces ha habido otra docena de casos en Alemania, Dinamarca y el Reino Unido en concursos donde los precios de la energía procedente de instalaciones offshore ofertados han sido 3 veces inferiores a los anteriores en tan solo un periodo de tiempo de 7 años. Eso en lo concerniente a instalaciones tradicionales offshore de molinos anclados al fondo marino. El siguiente paso sería el empleo de instalaciones flotantes por varias razones. Una de ellas es que hay partes del mundo, incluyendo la costa española, donde el lecho marino desciende de forma demasiado inclinada, con demasiada pendiente para las instalaciones convencionales. Además, las instalaciones flotantes permiten alejarse de la costa más mar adentro, donde los vientos son incluso mas fuertes lo cual proporciona una mayor rentabilidad.

El primer proyecto eólico realmente rentable a nivel comercial corresponde a la instalación que se hizo en el la costa de Escocia donde los vientos son muy fuertes. Fue un proyecto caro pero con un factor de capacidad del 65% en invierno cuando hay poco sol pero los vientos alcanzan velocidades máximas.

En España también tenemos vientos fuertes offshore, no de clase o fuerza 7 como en el Mar del Norte pero sí de la clase 6, que son extremadamente favorables y positivos. Por eso el primer prototipo para una instalación flotante offshore en España será construido este año.  Este prototipo contempla la instalación de dos turbinas eólicas sobre una plataforma flotante que supondrá un cierto ahorro en costes. Y creo que aunque se trata de un proyecto diminuto, es de gran importancia de cara al futuro. Los precios de la energía eólica offshore en los proyectos de los que hablo son intermedios pero es probable que sigan disminuyendo y se abaraten hasta un 50% durante los próximos 10 o 20 años, o incluso más.

La energía solar es más rentable que la eólica. Su coste, en particular el coste de los paneles solares, ha descendido de una forma extraordinaria. En 1977, la generación de un vatio mediante paneles solares costaba 77 dólares. Mientras que actualmente el coste es de 22 céntimos, lo cual supone que generar un vatio cuesta 350 veces menos. Esto es impresionante, este tipo de energía es lo que procede para las fábricas, para hacer funcionar el alumbrado y los centros de datos, todo aquello que nuestra civilización requiere, una fuente de energía maestra cuyos precios sigan descendiendo a un ritmo tan elevado, mucho más de lo se haya visto en los costes de construir edificios o carreteras. Por tanto, hoy en día hemos llegado al punto de que en las partes más soleadas del mundo, la energía solar es una fuente de energía que puede adquirirse sin subsidios y los precios siguen bajando, incluso acaso por debajo de los 6 centavos.

En China este año se están construyendp parques solares sin subsidios y el gobierna planea que no haya subvención alguna para la industria de la energía solar en el año 2021. En la India, otro país donde existe un enorme crecimiento en la demanda de energía, hay concursos para energía eólica en los que los precios están por debajo de los 4 centavos por kilovatio-hora incluso allí, donde el carbón es mucho más barato. De hecho, el precio de la energía solar en la India  ha descendido por un factor de 4, es decir que es cuatro veces más barata que hace solo 4 años. Actualmente en USA hay concursos-subastas con precios de 2 centavos con subsidios lo cual supone 3 centavos sin subsidios. Eso equivale a la mitad de los precios correspondientes al nuevo carbón y la energía total es también un 40% más barata que los que representan las nuevas fuentes de gas natural. Los precios para contratos de suministros de energía solar por periodos de 20 años son veinte veces más baratos.

Esta foto es una de mis favoritas: Abu Dhabi, una de las capitales del petroleo en el mundo. He trabajado allí con el ministerio de energía donde llegaron a la conclusión de que por todos los paneles solares que instalaban ahorraban dinero y donde el precio ha descendido hasta 2,4 centavos, un record mundial de mínimos que duró mas de 13 meses. Sin embargo en Chile los precios han bajado aun más, hasta los 2,15 centavos y en México incluso hasta 2 centavos. Así que estamos asistiendo en el caso de los precios de la energía solar a un fenómeno similar al de los precios de la energía eólica, solo que aun más rápido. Al principio los primeros eran más altos que los eólicos y hasta el año 2015 aproximadamente solo se elegía la energía solar si estaba subvencionada y luego, de repente, en tan solo 4 años, los precios de la instalación de parques solares en zonas soleadas del mundo cayeron hasta ser más baratos que los precios asociados a la construcción de nuevas centrales de carbón o de gas. Nadie se lo esperaba.

Hoy en día, ambos tipos de energía, la solar y la eólica estan presentes en Europa. El proceso comenzó en Alemania y  tanto España como Italia tardaron poco en adoptarlas. En Alemania hay menos horas de sol que en Canadá y las políticas europeas de subsidios para nuevas fuentes de enegías pronto se volvieron inpopulares puesto que los subsidios a partir de un momento tenían que ser pagados por los consumidores. Pero con la proliferación y crecimiento de estas energías limpias, eventualmente los precios en el mundo bajaron y eso ha ocurrido también en Europa. En Alemania, el año pasado en los concursos había precios tan bajos que rondaban los 0.043 euros para una instalación solar nueva, por debajo de los correspondientes a nuevos suministros de gas y carbón. Los precios en las subastas alemanas para energía solar han disminuído un 50% en tan solo 2 años y medio. Y en España, en las nuevas subastas de 2017 hubo ofertas de unos 0.043 euros para la energía solar. Y una vez más, se trataba de un precio límite por debajo del cual los concursantes no podían hacer ofertas. De haber podido, quizas se hubieran visto precios de hasta 3 centavos de euro, es decir a lo mejor por debajo del coste de suministro de una central de gas en España. Y como las regiones en las zonas con menos sol en España son más soleadas que aquellas con mayor sol en Alemania, el precio natural aquí es muy inferior.

Así pues, alentada al principio por políticas favorables a su desarrollo y luego por economías de escala, la energía solar ha experimentado un crecimiento impresionante en las últimas décadas. Es 30 veces mayor que el que había en los últimos 10 años y 100 veces al de los últimos 20 años. Sin embargo su uso es aun muy limitado, más limitado que la energía eólica, representando solo un 2% de la generación total de la energía mundial. Pero seguirá creciendo. Actualmente, en gran parte del mundo se va a poner énfasis en areas donde la energía solar es más económica que las fuentes de genaración procedentes de los combustibles fósiles si el coste del capital necesario para desarrollarla es atractivo. Ello significa que la energía solar es imparable ya que puede competir en esas regiones del mundo. Su uso será cada vez mayor en Latino América, Oriente Medio, el Sur de Asia, el Suroeste y parte Oeste de USA. Y potencialmente aquí en España conforme crezcan las instalaciones y su oferta, los precios seguirán bajando. Y lo harán más rápido que en el caso de la energía eólica, con reducciones del orden de un 30% cada vez que se duplique el suministro, y esto ocurrirá sucesivamente durante este proceso de expansión y escalada, haciéndose más económica y así encontrando nuevos mercados. Eso a su vez implica que en un entorno nuevo que favorezca los contratos de suministro a largo plazo y donde haya competencia para nuevas fuentes de energía, la solar eventualmente será mas económica que la de los combustibles fósiles en casi todo el mundo, exceptuando la parte más al norte de Europa y algunos otros territorios del planeta.

En cuanto a España, si se produce esa reducción continuada de precios, el coste futuro de la energía eólica podría descender hasta 2 centavos de euro e incluso a 1 centavo de euro entre los póximos 10 y 20 años. Por supuesto ni el sol brilla siempre ni sople el viento en todo momento. El sol sale solo durante el día y si alguien lo ve de noche debería ir al psiquiatra. El viento puede soplar a cualquier hora pero tiende a estar más estático de noche, y también varía según las estaciones del año. Estos son datos de USA pero en Europa algo muy similar ocurre. El sol alcanza su mayor intensidad en el verano; junio, Julio, agosto, mayo. El viento suele soplar muy poco en el verano y lo mismo sucede en Europa. El viento suele llegar a su máxima intensidad en invierno y primavera cuando el sol está muy bajo en el cielo. Eso quiere decir que pese a la ausencia de la acumulación de la energía, si se recurre conjuntamente a la energía solar y a la éolica en otros extremos de los continentes se puede obtener sol y viento en las mejores zonas y llegar a producir quizás un 70% de los requerimientos de electricidad procedentes de estas dos fuentes de energía y ejercer un control dinámico de dichos recursos. Eso significa que para Europa el sistema de energías renovables más baratas tendría su origen en el Mar del Norte en invierno  en forma de energía eólica y en forma de energía solar en el verano en el sur de Europa, especialmente en España y también algo de eólica en este país, integrándolo todo en una única red europea. Esa es la visión más facil pero claro, existen muchos obstáculos y las distintas naciones tienen que llegar a un acuerdo para que sea viable.

Cabe preguntarse si es posible transmitir energía a traves de distancias tan enormes y la respuesta es sí. Tomemos el caso de China. En China casi toda la energía se consume en las costas pero el mejor sol y los vientos más fuertes se encuentran muy hacia el interior en la parte occidental. Así pues han construido y siguen construyendo una red de alto voltaje.  La más larga de estas líneas tiene 3400 kilómteros y transporta energía solar y eólica desde Urumqi a Shanghai. Tiene una eficiencia del 90% y añade quizás uno o dos céntimos al coste de la electricidad. En Europa, una línea como esa llegaría desde Sevilla hasta Copenhagen

Y permiriría el suministo de energía solar procedente de España en el verano y a veces en el invierno a Alemania y otros paises más al norte 2 horas a partir de la puesta del sol. Pero para que ese fenómeno suceda hay que entender que en esta visión los factores claves no son económicos ni tecnologícos. Las razones son totalmente de índole regulatoria. Eso significa que eventualmente tenemos que resolver el problema del almacenamiento de la energía.  El almacenamiento de ésta es el area más interesante en lo que concierne a las energías limpias. Todavía son caras pero los precios están descendiendo rapidamente.

¿Todos sabéis quien es este hombre? Tony Stark? Pues bien, la razón por la que Tesla ha tenido tanto éxito con sus baterías es que las baterías de litio-ion constituyen también una tecnología exponencial. Su precio ha descendido tanto entre 2010 y 218 que ahora es unas cuatro veces inferior a lo que costaba hace 8 años. Es increible, pero el precio seguirá bajando. Todo parece indicar que los precios de las baterías descenderán entre 3 y 5 veces más en la próxima década de tal forma que llegue un momento en que el almacenamiento de energía en baterías podría costar entre 3 y 5 centavos por kilovatio-hora. Y eso combinado con el empleo de energía solar barata nos permitirá completar todo el ciclo diurno y nocturno necesario de forma eficaz a un coste inferior al de fuentes energéticas basadas en el gas natural, el carbón u otros combustibles fósiles. Y eso solo en lo que concierne a las baterías de litio-ion. Ya sabéis que soy un inversor en proyectos de energías limpias, así que os diré que en breve asisitiremos al desarrollo de docenas de otras tecnologías de baterías. Algunas de ellas destinadas a la movilidad, serán más pequeñas y ligeras pero proporcionarán la misma cantidad de energía. Y otras se destinarán al almacenamiento estático.

Esto será nefasto para el gas natural puesto que  la energía solar y la procedente de una batería de semejantes tipo serán mucho más baratas que el gas en los próximos 2 o 3 años. Este escenario de transformación ha creado mucha confusión entre los analistas y pronosticadores más prominentes del mundo. Nosotros, aquí en Singularity University vemos con mucha frecuencia como  una nueva tecnología al principio es muy inferior a las convencionales. Es el caso de la energía solar, por ejemplo, que era carísima y muy inferior a la del carbón o gas. Pero si se trata de una tecnología exponencial que mejora rapidamente, lo puede hacer a un ritmo tan veloz que en cuestión de pocos años sea superior a las convencionales. Los analistas y prognosticadores no tuvieron en cuenta el descenso de los precios. E aquí un prognóstico de USA reciente sobre la evolución prevista para los costes de energía solar vis-avis lo que sucedió realmente. Ellos prognosticaron un lento descenso cuando lo que sucedió fue un rapidísima caída en los costes. La energía solar ya es más barata de lo que se progonisticó para el año 2015. Y ese mismo año se prognosticaba que para el año 2040 el coste de un kilovatio-hora en USA será de 15 centavos. Y sin embargo tan solo 3 años más tarde ya costaba bastante menos.

E aquí el pronóstico del EIA (Administración de Información de la Energía de USA) para costes de energía eólica offshore. Según el que se hizo en 2016 para el año 2040 el coste será de unos 9 centavos por kilovatio-hora. Pues bien, al año siguiente ya había ofertas en las subastas con costes de 6 centavos por kilovatio-hora para instalaciones previstas para ser construidas en 2021. Y eso es increible. Mi ejemplo favorito es este cargador de baterías. Una vez más el EIA de USA estimaba que los precios de las baterías de litio-ion descenderían algo más de un 33% para el año 2048 y ya sabemos la trayectoria que llevan, ¿no? Lamentablemente, los prognosticadores oficiales disponían de un sistema de rastreo para determinar la futura evolución de los precios en este area muy deficiente y no hay indicación de que estén cambiando pese a  que esta tendencia tan rápida a la baja de los precios de las batería de litio-ion nos ha llevado a una situación de impasse, a una perturbación, a un dilema que vivimos actualmente y seguirá con nosotros durante los próximos años.

Hace algunos meses, este mismo año, McKinsey hizo un informe, un gráfico para dar respuesta a la pregunta de cuando la energía solar o eólica será más barata que la convencional basada en gas or carbón. Y dijeron que en España esto ocurriría alrededor del año 2020.

España es un país donde nos hemos pasado toda la vida diciendo que nuestro petróleo era el turismo, porque carecemos de recursos energéticos. Somos un país en el escaso recurso energético que es el carbón. Tenemos un carbón que rinde el 50% a nivel térmico que el carbón centro europeo y que vale el doble extraerlo, carecemos de petróleo, carecemos de gas natural, incluso carecemos de lo que esta tan de moda del fracking, de lo que seria el petróleo o el gas no convencionales.

FactorEnergia hace escasamente seis o siete meses firmamos un acuerdo de compraventa de energía PPA con un grupo que se llama Enol, un grupo español que se llama Enol y que iba a construir dos parques eólicos. Cuando hicimos la nota de prensa nadie percibió que a lo que le dábamos mas importancia nosotros era que estos dos parques eólicos no venían de la subasta, es decir no tienen ningún tipo de subsidio publico y con el precio que ha ofertado FactorEnergia que es un precio razonable para estos 20 años y que se basa mucho en esta proyección de que la energía en el futuro va a ser mas económica, los bancos habían dado financiación y esos parques se ya están en periodo de construcción y estarán en funcionamiento en el año 2020.

Solo hacerles dos reflexiones que nos queden como ideas muy claras. La primera es, las energías renovables no son mas caras, sino que son mas baratas. Es verdad que eran mas caras, en este momento son mas baratas y en el futuro van a ser todavía mas baratas. Por tanto, en el futuro lo que vamos a tener es una energía abundante y barata para todos. Cuando hablamos que alguien dice la movilidad eléctrica no va a ser sostenible porque es eléctrica, no, no, la movilidad eléctrica va a ser sostenible. Y además Ramez nos ha explicado toda la evolución de las baterías, en que el coste se ira reduciendo y hay nuevas tecnologías. Yo les diría que este cambio del que estamos hablando es inevitable. No estamos hablando de algo que puede suceder, es inevitable. Y esta sucediendo en el mundo y creemos que en España que somos un país con las condiciones optimas para la producción de energía renovable, ya os digo por la diversidad de vientos y radiación solar, yo creo que tendríamos que estar de los primeros. Tendríamos que estar al frente de eso y sobretodo sin olvidar la necesidad de actuar sobre esta emergencia climática que tenemos encima.

Factores de Futuro de la energía en el mundo y en España

Conferencia completa de Ramez Naam en el marco del evento «Factores de Futuro», organizado por factorenergia.

Emili Rousaud

Emili RousaudEmprendedor. Innovador. Impulsor de la liberalización de los mercados energéticos, del desarrollo de las energías renovables y de la eficiencia energética. Impulsor de la innovación en un sector muy rígido, defiende la digitalización de la energía como un medio para conseguir la sostenibilidad energética.

Como emprendedor, Emili Rousaud (Barcelona, 1966) fundó factorenergia en 1999, convirtiéndose en la primera comercializadora de electricidad nacida en el mercado liberalizado. Los valores de la nueva empresa que funda, y que hoy persisten, son el servicio al cliente, la transparencia y el compromiso con la sostenibilidad. Factorenergia fue la primera energética que puso al Cliente en el centro.

Ramez Naam

Tecnólogo profesional y escritor de ciencia ficción. Estuvo involucrado en el desarrollo de los ampliamente utilizados productos de software como Microsoft Internet Explorer y Microsoft Outlook. 

Actualmente ocupa un puesto en el consejo asesor de la Fundación de Estudios de aceleración, es miembro de la Sociedad Mundial del Futuro, Asociado Senior del Foresight Institute y miembro del Instituto de Ética y Tecnologías Emergentes.

Ramez también es el autor ganador de HG Wells de cuatro libros, incluido The Infinite Resource: The Power of Ideas on a Finite Planet, que analiza los desafíos ambientales y de recursos naturales del cambio climático, la energía, el agua, y alimentos.

CONTACTO

En Factorenergia llevamos 20 años suministrando gas y electricidad a empresas y hogares como el tuyo.

Fuimos los primeros en obtener la licencia del Ministerio de Industria cuando el mercado se liberalizó y, desde entonces, hemos disfrutado y aprendido mucho más de lo que imaginábamos.

Suministramos energía 100% verde sin ningún tipo de permanencia y una amplia gama de servicios vinculados a la eficiencia energética.

Si estabas buscando una eléctrica diferente pasa, te estábamos esperando.

Teléfono gratuito de contratación

900 850 000

 

www.factorenergia.com